728x90 AdSpace

domingo, 1 de marzo de 2015

#Music FKA Twigs – LP1

@AlejandroVilela
La presión del hype es el peor enemigo de un artista en la era del social media. No importa cuánto tiempo pase un artista cultivando su imagen enigmática; alguien acabará sacando a la luz su naturaleza mundana. La música de Tahliah Barnett no surge de los circuitos de un cyborg, de un maniquí de grandes ojos o de un personaje de anime, como sugieren sus videoclips y su material gráfico. Es el trabajo de una chica de 26 años, más conocida por ser una de las bailarinas de Jessie J, Kylie Minogue o Ed Sheeran. Su plasticidad de movimiento se trasladaba a la música con “EP1” y “EP2”, los previos a su álbum debut, y resultaron tan diáfanos que parecían apariciones. El fantasma de Barnett también ha poseído su polémico primer LP publicado bajo el nombre FKA Twigs.
La llegada de “LP1” ha vuelto a saturar los subgéneros del R&B. ¿Ha habido suficiente reinvención? ¿Queda algo por hacer? Las creaciones de Twigs no se parecen a la figura turbulenta de Weekend, ni coquetea con productores de dubstep como las divas de grandes voces, ni pertenece a los indies que estudian deliberadamente cada nota para incluir sus temas en las listas. El universo de Barnett ha provocado mucha expectación, y eso dice mucho de su singularidad. Como precedente, su disco abre con un poema devastador de Thomas Wyatt que gira en un bucle de coros demoníacos: “I love another, and thus hate myself”.
Una gran parte de “LP1” concentra todas sus energías en las bondades y en las tragedias del deseo como sentimiento inherente al ser humano. Y a pesar de su apariencia robótica y Björkesca, Twigs canta sobre humanidad. Muestra su alto registro sin fanfarronear entre melodías a lo Aliyah, y sus arreglos pasan de la disonancia al silencio. De repente, el sonido de una puerta que chirría a contratiempo surge de la nada, y los ritmos de sus temas suenan tan dispersos y esporádicos que desorientan. La sección rítmica funciona mejor en “LP1” cuando distinguimos una línea clara y central en los temas (‘Two Weeks’) que cuando perdemos el compás con el repiqueteo del pie (‘Hours’). Algunos de sus conceptos suenan como ideas vertidas sin orden sobre un recipiente al que esperan agarrarse, y algunos de sus experimentos funcionan, pero la totalidad del álbum se convierte en una experiencia curiosa y perecedera.
Ese afán por subvertir los estereotipos del R&B tiene su mejor arma en las sirenas que retrata Barnett, vulnerables, inseguras e incluso obsesivas hasta parecer una amenaza. Su visión de los roles femeninos da un giro de 180 grados y deja atrás a la mujer seductora y rencorosa que puede con todo. “When I trust you we can do it with the lights on“, “You lie and you lie and you lie … I can’t recognise me”. No son mensajes positivos, pero sí del día a día entre una masa ingente de personas con sus peculiaridades, y esa catarsis servirá a algunos para proyectar sus miedos; lo que mejor hace la música.
“LP1” no es revolucionario, pero Twigs sí plasma en él su propia revolución personal. Un proyecto centrado en la dualidad entre amor y lujuria, realidad y fantasía, razón y naturaleza humana, la emoción y lo físico. Sus canciones dejan cierto masoquismo implícito, pero antes de caer totalmente en el barro, aparece ‘Kicks’ y su conclusión individualista: “I don’t need you, I love my touch, know just what to do, so I tell myself it’s cool”. No acostumbramos a ver clausuras tan especiales en ningún género, pero ella es especialmente singular: “LP1” puede sonar a un niño jugando con su sonajero o a la búsqueda de respuestas sobre el amor y la profundidad emocional, pero no podemos negar que su visión es potente y única. Y después, todo es silencio.


Como muestra les dejamos un boton en exclusivo aca en www.mgallegosgroup.cl - TWO WEEKS 



#Music  FKA Twigs – LP1
  • Title : #Music FKA Twigs – LP1
  • Posted by :
  • Date : 5:29
  • Labels :
  • Blogger Comments
  • Facebook Comments

0 comentarios:

Publicar un comentario

Top